jueves, 6 de febrero de 2014

Sobre las palabras UNEN y NE’

Logograma UNEN 'bebé'. Dibujo de Marc Zender


En los estudios sobre epigrafía maya se ha propuesto la palabra UNEN (como lectura de un logograma) con el significado ‘bebé’. Mi propuesta es que la palabra ne’ del maya yucateco (también encontrada en otras lenguas mayas) no es una derivación de unen (un préstamo de lenguas de la familia mixezoque de acuerdo con Kaufman 2003), sino que más bien tiene un origen protomaya. Kaufman (2003) tiene esta misma propuesta con la diferencia de que él no propone un origen propiamente protomaya para esta palabra sino que ofrece dos reconstrucciones de esta palabra para diferentes grupos genéticos. Reconstruye *nene’ para los grupos Low Land (Tierras Bajas) y Western Maya (Maya Occidental), y por otro lado reconstruye la forma *nee’ para el grupo Eastern Maya (Maya Oriental). Mi propuesta es como se muestra enseguida.

En maya yucateco tenemos ne’ como un sustantivo (solamente con función de vocativo) que se usa como expresión de cariño para hablarle a niños pequeños aunque su uso se extiende también entre gente más grande, pero siempre expresa un tratamiento cariñoso. En itzá y mopán se encuentra nene’ ‘bebé’. En tzotzil puede encontrarse nene’ (que coexiste con unen/unin) como un adjetivo que da la idea de ‘pequeñito, recién nacido’, como en Zinacantán que se dice nene’ xik para referirse a un polluelo de gavilán. En chontal nene’ significa ‘bebé’. En Mam la palabra ne’ se refiere a un niño pequeño. En Uspanteko la palabra ne’ puede encontrarse en las expresiones ne’ iik’ ‘luna creciente’ y ne’ ka’n ‘pichón’ donde vemos que se sigue compartiendo la semántica vista en las lenguas anteriores. También encontramos nee’ en Tz’utujil con el significado ‘recién nacido’, y es en este último ejemplo donde es importante notar que en esta lengua la palabra tiene vocal larga.

Podemos evitar la complejidad de proponer dos reconstrucciones para diferentes grupos de lenguas con una sola forma protomaya *nee’. La forma bisilábica nene’ que hoy muestran las lenguas de tierras bajas y altos de Chiapas, puede explicarse como una reduplicación de la raíz ne’, siendo esta última la que se atestigua en yucateco. Si tuviéramos que reconstruir una protoforma para el grupo genético que Kaufman llama Greater Low Land (Gran Tierras Bajas, que incluye las lenguas yucatecanas, cholanas y tzeltalanas) tendría que ser justamente *ne’. De esta manera encontramos un cambio del protomaya *nee’ al Gran Tierras Bajas *ne’, es decir, atendemos al cambio *cvv’ => *cv’ propuesto en Sobrino Gómez (en prensa), pero que de cualquier manera podemos atestiguar con los siguientes datos (las reconstrucciones de GLL [Greater Low Land] son mías, y las de pM [protomaya] son de Kaufman (2003)):

Tabla 1. Pérdida de longitud vocálica en palabras *cvv’ en el GLL
Glosa              nariz               leña                 boca                árbol
Yuc                 ni’                    si’                    chi’                  che’
Lac                 ni’                   ___                   chi’¼                  che’
Itz                   ni’                   si’                     chi’                  che’
Mop               ni’                   si’                      chi’                  che’
Chl                 ñi’                   si’                       tyi’                  tye’
Chn                ni’                   si’                       ti’                    te’
Chr                 ni’                   si’                       ti’                    te’
Tzel                ni’                   si’                        ti’                    te’
Tzo                 ni’                   si’                        ti’                    te’
GLL             *ni’                 *si’                     *tyi’                 *tye'

pM                  *ŋii’                  *sii’                 *tyii’                *tyee’
(Kaufman 2003)

Kaufman reconstruye vocales largas en las protoformas porque se conserva este rasgo en la mayoría de las lenguas orientales, así en Mam, por ejemplo, encontramos que ‘árbol’ se dice tsee’, con vocal larga. En general, las cognadas que en lenguas orientales tienen vocal larga también la tienen en maya yucateco, excepto en las que terminan en cierre glotal (o con aspiración glotal /h/ también). Esta excepción en las correspondencias de vocales largas es la que me parece no se había señalado antes. De esta manera podemos ver en (1), que el Tz’utujil es el que ha conservado este rasgo, lo que va de acuerdo con lo presentado en la tabla 1.

(1)

Yuc     ne’       ‘expresión de cariño para niños pequeños’
Mop    nene’   ‘bebé’
Chn     nene’   ‘bebé’
Tzo      nene’   ‘pequeñito, recién nacido’
GLL    *ne’

Mam   ne’       ‘niño pequeño’
Tzu      nee’     ‘recién nacido’
Usp      ne’       ‘recién nacido’
EM      *nee’

pM      *nee’

Ahora bien, como se dijo anteriormente, las formas bisilábicas responden a un proceso de reduplicación, en el cual el reduplicante es una forma cv- de manera que si se tiene una raíz cv’ el resultado de la reduplicación será cvcv’. Además hay que agregar que, en el caso de la palabra nene’, este proceso podría tratarse de un recurso característico de un registro afectivo del habla dirigida a niños pequeños, también atestiguado en varias lenguas mayas como en el tzotzil, por ejemplo, el verbo lo’ ‘comer cosas suaves’ en lenguaje infantil es lolo’, o en el maya yucateco yaaj ‘herida’ en habla infantil es yayaj.

Hasta ahora hemos hablado de la reconstrucción del aspecto formal de la protoforma *nee’, pero aún falta determinar su categoría gramatical y su significado primario. Notamos que en algunas de las lenguas modernas puede funcionar como adjetivo con el significado ‘pequeñito, recién nacido’ (de esta manera podemos traducir literalmente ne’ iik’ como ‘luna recién nacida’). En otras lenguas vemos que funciona como sustantivo y hace referencia a un bebé o a lo que en la cultura se considera como un niño que no ha dejado de ser un bebé. Lo más probable es que haya sido un adjetivo que podía funcionar como sustantivo, que es lo más común, me parece, en las lenguas del mundo. Para finalizar, sólo falta hacer un comentario sobre el origen de la protoforma *nee’. José Natividad Ic Xec (comunicación personal) señaló que el probable origen de la palabra ne’ en maya yucateco es onomatopéyico, ya que la onomatopeya del llanto de un bebé es, en esa lengua, k’une’-k’une’. Es una propuesta plausible pero tendríamos que remontarla al protomaya y, me parece que evidencia de eso la encontramos en Q’eq’chi’ (lengua de la rama oriental) donde se tiene el verbo q’une’k que significa ‘ser arrullado, ser cargado’.


Referencias

Academia de Lenguas Mayas de Guatemala
2003        Much’t’an Mopan. Vocabulario Mopan. Guatemala: Academia de Lenguas Mayas de Guatemala. Dirección Lingüística y Cultural. Programa de Estudios Lingüísticos.

2001        Jiltán Maya Itza. Vocabulario Itza. Guatemala: Academia de Lenguas Mayas de Guatemala. Dirección Lingüística y Cultural. Programa de Estudios Lingüísticos.

2004        Xtusulal Aatin Sa’ Q’eq’chi’. Vocabulario Q’eq’chi’. Guatemala: Academia de Lenguas Mayas de Guatemala. Dirección Lingüística y Cultural. Programa de Estudios Lingüísticos.

Aulie, H Wilbur y Evelyn W. de Aulie
1978    Diccionario chol de Tumbalá, Chipas, con variaciones dialectales de Tila y Sabanilla. México: Instituto Lingüístico de Verano. Secretaría de Educación Pública.

De León Pasquel, Lourdes
2005    La llegada del alma. Lenguaje, infancia y socialización entre los mayas de Zinacantán.CIESAS, CONACULTA, INAH, México.

Hull, Kerry
2006    Un diccionario de Ch’orti’ Maya, Guatemala. Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos. Recuperado en: http://www.famsi.org/reports/03031es/

2005    An Abbreviated Dictionary of Ch’orti’ Maya. Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos. Recuperado en: http://www.famsi.org/reports/03031/03031.pdf

Kaufman, Terrence
2003    Diccionario etimológico maya preliminar. Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos. Recuperado en http://www.famsi.org/reports/01051/pmed.pdf

Knowles, Susan Marie
1984    A Descriptive Grammar of Chontal Maya (San Carlos Dialect. Tesis de Doctorado, Tulane University.

Laughlin, Robert M.
2007    Mol cholobil k’op ta sotz’leb. El gran diccionario tzotzil de San Lorenzo Zinacantán. México DF: CIESAS. CONACULTA.

Pérez Mendoza, Francisco y Miguel Hernández Mendoza
1996    Diccionario Tz’utujil, Proyecto Lingüístico Francisco Marroquín, Fondo de Desarrollo Indígena, Antigua Guatemala.

Slocum, Mariana C., Florencia L. Gerdel y Manuel Cruz Aguilar
1999    Diccionario Tzeltal de Bachajón, Chiapas. México: Instituto Lingüístico de Verano.

Sobrino Gómez, Martín
[En prensa] “Génesis de los tonos en el maya yucateco” en Amerindia 37, CELIA-CNRS.

2008 "Palabras mayas en el habla dirigida a niños meridanos: breve estudio de la socialización en el español yucateco.” Unicornio. Domingo 9 de marzo de 2008.

Vásquez López, Mariano Reynaldo
2004    Chano bats’i k’op/Aprenda tsotsil, Centro Estatal de Lenguas, Arte y Literatura Indígenas, Gobierno del Estado de Chiapas, Colección Ts’ib-Jaye, Chiapas.

Vicente Méndez, Miguel Angel
2007    Cholaj Tz’ijb’al li Uspanteko. Diccionario bilingüe Uspanteko-Español. Oxlajuuj Keej Maya’ Ajtz’iib (OKMA), Norwegian Ministry of Foreign Affairs, Cholsamaj, Guatemala.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cómo referir páginas web y documentos electrónicos (Mexicon-Style)

En el texto, utiliza las páginas web y los documentos electrónicos como fuentes publicadas:

Paz Ávila (2005); Ordóñez Sosa (2010)

En las referencias citadas utiliza el siguiente formato:

Ordóñez Sosa, Rodrigo E.
2010 La literatura comprometida. Documento electrónico, http://www.winaqbahlam.blogspot.com/, [3 de mayo, 2011]

Paz Ávila, Lillian
2005 La moda europea y su influencia sobre el terno yucateco durante el siglo XIX. Documento electrónico, http://www.mayas.uady.mx/articulos/terno.html, [5 de mayo de 2011]