jueves, 10 de febrero de 2011

Ku jaanta'al yíich'ak wíinik tumen síinik




Recuerdo la primera vez que leí el Popol Vuj. Aunque yo no soy maya, soy yucateco y he vivido permeado por muchos y diversos elementos de la cultura maya yucateca y pues uno llega a crearse cierta identidad regional caracterizada por la convivencia, o más bien, por la coexistencia de dos culturas en conflicto que se influencian mutuamente. Es por eso que, mucho antes de dedicarme de lleno a la antropología, pude reconocer algunos de estos elementos que los mayas yucatecos comparten con la cultura maya quiché reflejados en el afamado Libro del Consejo.
Yo recuerdo con mucho cariño a una nana que mis hermanos y yo tuvimos. Ella se llegó a integrar tanto a nuestra familia que cuando se casó mis padres ofrecieron que su esposo se quedara a vivir en la casa con nosotros hasta que ellos pudieran conseguir lo necesario para iniciar su vida como un matrimonio. Ambos eran del pueblo de Cholul. En una ocasión el esposo de la nana se encontraba en el jardín cortándose las uñas de los pies mientras vigilaba que mis hermanos y yo jugáramos. Pero en algún momento me senté junto a él para ver lo que estaba haciendo. Yo veía que se cortaba las uñas y también se quitaba los pellejos, pero los iba juntando en un montoncito. Cerca de dónde nos encontrábamos sentados había un hormiguero, entonces él tomó las uñas y los pellejos, los colocó sobre el hormiguero y me dijo:

Mira, esto lo comen las hormigas.
–¿De veras?– Pregunté.
–Sí, para ellas es alimento–Me respondió.

Me pareció increíble que las hormigas se comieran las uñas y pellejos de los hombres. Sin embargo, pasado el tiempo yo olvidé este episodio y no le volví a dar mayor importancia. No fue sino hasta muchos años más tarde, que este recuerdo llegó como un reflejo a mi cabeza, y fue, claro está, cuando leí por vez primera el Popol Vuj. Este es el fragmento que me hizo recordarlo:

Zipacná escuchaba desde el hoyo todo lo que hablaban los muchachos. Y luego, al segundo día, llegaron las hormigas en montón, yendo y viniendo y juntándose debajo del palo. Unas traían en la boca los cabellos y otras las uñas de Zipacná.
Cuando vieron esto los muchachos, dijeron: -¡Ya pereció aquel demonio! Mirad cómo se han juntado las hormigas, cómo han llegado por montones, trayendo unas los cabellos y otras la uñas.
Sin embargo, Zipacná estaba bien vivo. Se había cortado los cabellos de la cabeza y se había roído las uñas con los dientes para dárselos a las hormigas.




K’aja’antene’ u yáaxil ka’ tin xokaj le Popol Vujo’. Kex ma’ síijen ich maaya’e’ Yucatánilen, kuxnaja’anen ya’ab yéetel jejeláas ba’al ichil le miatsil maaya’o’. Bey túuno’ waa teche’ juntúul máakech ma’ maaya’echi’ ka wu’uyik a ba jach yucateco tumeen kajakbalech yéeteli’, waa maas ma’alob, tumeen ka’ap’éej miatsil ku ba’ateltáambalo’obe’ ku kaantáambalo’ob xan. Le o’olale’ ma’ ts’o’okok in kaambal ti’ antropología ka’ache’ ts’o’ok in k’ajóol jejeláas ba’al yaan tu miatsil K’iche’ ichil le jach k’ajóolta’an Póopol Ju’uno’ tumeen yaan le ba’alo’oba’ tu miatsil Mayab xan.
            Ku k’áajal ten yéetel ki’imak óolale’ juntúul xch’úupal ku kanáantiken ka’ach beyxan in wíits’ino’obo’. Jach yaakuunta’ab le xch’úupala’ tumeen in taat yéetel in na’tsil. Le ka’aj ts’o’ok u beele’ ka’ a’ala’ab ti’e’ ka’ máanak yéetel u yíichan t iknal ka’alikil u kaxtik u kuxtalo’ob, ka’alikil u k’axiko’ob u najil. U kaajalo’obe’ Cholul. Junp’éej k’iinake’ u yíichan le xch’úupalo’ táan u k’upik u yíich’ak yooke’ ka’alikil u kanáantik k báaxal. Ja’alibe’ ka’ kulajen tu tséel u tia’al in wil ba’ax ku beetik. Táan in wilik u k’upik yíich’ak u yook yéetel u yoot’el u yaal u yook xano’ chéen ba’ale’ ku mulkiintiko’ob tu tséel. Ti’ naats’ tu’ux kulukbalo’one’ yaan junmúul síinik. Le máak túuno’ ka’ tu molaj yíich’ak yéetel u yoot’el u yaal u yooke’ ka’ tu ts’áaj yóok’ol u múul síinik. Ka’ tu ya’alaj tene’:

Ilej, ku jaanta’al in wíich’ak tumeen síinik.
Jaaj wáa? tin núukaj ti’.
Jaaj. U yo’och janal ku ya’alik.

Beey ma’ jaaje’ ti’i’ tin wojéeltaj u jaanta’al yíich’ak yéetel u yoot’el wíinik tumeen le síiniko’. Chéen ba’ale’ ka’ máan k’iine’ ma’ tin tuklaji’ tu ka’atéeni’. Le ka’aj ts’o’ok u máan ya’abach ja’abile’ le túun ku k’áajal ten le ba’axo’ ka’ tin xokaj le Popol Vujo’. Je’el le u xéet’ xookila’:

Yan Zipacná ti hom. Cħucthan u caah u than lay xib palalobló. Bayló tu cáppel kiné cá mul kuchi zinic, cu mul benel cu mul talel, cu mulahal ti yalan ché. Huhuntul cu binezic u yicħac Zipacná tu chí, u laké cu binezic u tzotzel u hool. Le cáh ilaabi tumenel lay xib palalobló cá ti yaalahob: –Dzooci u cimil lay cizinlóe! Ilá bicx u mulahal zinic u bineze u tzotzel u hool yetel yicħac.
Hétun, hach cuxaan Zipacná. Ti kozah u tzotzel u hool, ti nettah yicħac yoklal u dzá ti zinic u hante.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cómo referir páginas web y documentos electrónicos (Mexicon-Style)

En el texto, utiliza las páginas web y los documentos electrónicos como fuentes publicadas:

Paz Ávila (2005); Ordóñez Sosa (2010)

En las referencias citadas utiliza el siguiente formato:

Ordóñez Sosa, Rodrigo E.
2010 La literatura comprometida. Documento electrónico, http://www.winaqbahlam.blogspot.com/, [3 de mayo, 2011]

Paz Ávila, Lillian
2005 La moda europea y su influencia sobre el terno yucateco durante el siglo XIX. Documento electrónico, http://www.mayas.uady.mx/articulos/terno.html, [5 de mayo de 2011]