sábado, 18 de junio de 2011

Breve relación de antiguas danzas del Mayab


Una idea de lo que fueron las viejas danzas del Mayab podemos obtenerla de la descripción de algunas de ellas según los antiguos cronistas de Yucatán. Helas aquí:

Kolom Ché: R. Roys la interpreta como “el que arranca un palo” (del manojo o haz). Está basada en el tema de un juego de cañas. Dispuestos los bailarines en rueda, van desprendiéndose de ellas dos por turno, para ejecutar un acto consistente en que uno de ellos arroja con gran fuerza al otro un manojo de cañas, debiéndolas rechazar o desviar ( o arrebatar según Landa) aquél con un pequeño y angosto escudo que era más bien un palo pequeño, y bailando en cuclillas al mismo tiempo, cosa para la que se requería gran habilidad. Una vez cumplido su cometido vuelven a sus lugares, reemplazándolos otros dos hasta que se concluye con todos los que forman el ruedo.

Chan Tunyah o Chaktun Yah: Era la danza de los médicos hechiceros, quienes en sus evoluciones sostenían en su espalda un bulto con los implementos de su oficio. R. Roys la interpreta como “gran herida o dolor” por su asociación con las divinidades de la medicina.

Xibalba Ok’ot: “Baile del demonio”, según Landa. Era en efecto una danza demoniaca relacionada con el mundo de los muertos. Dice Landa que era como “cascarientas”, cosa que puede referirse, en el concepto de A. Tozzer, a una danza de la tierra de Landa, J.E. Thompson las describe como “lodo que se pega y seca en la parte inferior de las ropas”.

Danza del fuego: Construíase en un patio una especie de bóveda de madera que se llenaba con leña hacia los lados y arriba de tal manera que quedaban dos entradas para que por ellas pudieran entrar y salir los bailarines. Subíase a lo alto un individuo y cantaba al son de un tambor en tanto que los bailarines, portando manojos de varillas ya secas y atadas, con todo recogimiento entraban y salían sucesivamente por los vanos. Al anochecer volvían los bailarines encabezados por el sacerdote y prendía fuego al montón de leña nivelando suficientemente las brazas. Luego pasaba arrojando balché sobre las llamas y a continuación algunos otros descalzos, bailando y cantando.

Nawal: Según el Diccionario de Motul significa “caminar como un borracho”. Según el Diccionario de San Francisco “antiguas danzas de mujeres”, y según el de Pérez “una danza prohibida”. Se trataba de un baile no sólo grotesco sino hasta erótico, tomando parte en él tanto hombres como mujeres.

Holkán Ok’ot: “Danza de los Guerreros o de los valientes”, llamado también Batel Ok’ot o Bateel Ok’ot “danza guerrera”. Landa se refiere a ella como “son o paso largo de guerra”. Se trata como vemos, de una danza bélica que era muy complicada y vostosa, pues la ejecutaban ochocientos individuos, más o menos, portando pequeñas banderas. Se hacía en honor al Nakón o capitán de la guerra, teniéndolo a él como figura central. El objeto era obtener futuras victorias sobre el enemigo. Las figuras que hacían seguramente eran actos imitativos de combate. A. Tozzer cree también que posiblemente la danza de los guerreros, portando los huesos de sus cautivos, era una danza de la victoria.

Ok’ot wil: “Danza de la luna o del mes”, según R. Roys; más en particular el winal wo o de las ranas. Era una danza de los médicos.

Chohom: R. Roys sugiere que puesto que en los otros ritos del mes Sip, que es cuando se ejecutaba este baile, en el ritual de los pescadores, se pintaban de azul las cosas del culto, entonces el nombre de la danza podría ser Ch’oh-om “Pintado de azul índigo”.

Alkab tan k’am ahau: Segúan Gates significa “apresurarse a recibir al Señor”.

Baile de las viejas: Landa se refiere al baile de unas viejas portando unos perros de barro y las que sacrificaban un perrito virgen. Esta danza tenía por objeto evitar las calamidades en el año con que se relacionaba.

Danza del sacrificio con flechas: El sentido de esta danza terrible, de origen “mexicano”, era el de la fecundación de la tierra. La víctima debía bailar primero con sus sacrificadores, los que portaban arcos y flechas. En pleno baile se la subía y ataba a un poste. El sacerdote la hería entonces en las partes nobles y acto seguido los bailarines “como bailando -dice Landa- pasaban de prisa y por orden le comenzaban a flechar el corazón el cual tenía con una señal blanca y desta manera poníanle al punto los pechos como un herizo de flechas”.





Hay que citar finalmente otras danzas como el Sacrificio con flechas y la del Fuego; la de los zancos; la de los cazadores, que la ejecutaban portando una flecha y una calavera de venado cada uno y que tenía por objeto obtener una buena estación de la caza, y la del sacerdote sacrificador que a veces se vestía con la piel de la víctima para bailar.

Fuente: Rosado Ojeda, Wladimiro (1977) “Tipo físico, organización social, religiosa y política, economía, música, literatura y medicina”. En: Enciclopedia Yucatanense. Tomo II. Época maya. Edición Oficial del Gobierno de Yucatán. México DF.
Fotografía de Justin Kerr (detalle)


                                                      Fotografía de Justin Kerr (detalle)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cómo referir páginas web y documentos electrónicos (Mexicon-Style)

En el texto, utiliza las páginas web y los documentos electrónicos como fuentes publicadas:

Paz Ávila (2005); Ordóñez Sosa (2010)

En las referencias citadas utiliza el siguiente formato:

Ordóñez Sosa, Rodrigo E.
2010 La literatura comprometida. Documento electrónico, http://www.winaqbahlam.blogspot.com/, [3 de mayo, 2011]

Paz Ávila, Lillian
2005 La moda europea y su influencia sobre el terno yucateco durante el siglo XIX. Documento electrónico, http://www.mayas.uady.mx/articulos/terno.html, [5 de mayo de 2011]